4 razones para hacer un contrato. ¡Protégete!

Actualmente estamos inmersos en una costumbre e ideología de papeleo sin sentido. Pero no podemos dejar de poner atención a la necesidad de celebrar contratos. Nuestra legislación contempla la posibilidad de celebrar contratos de forma verbal. Sin embargo, aún exige para algunos actos que se lleve a cabo el acuerdo por escrito. Las 4 razones para hacer un contrato son:

  1. Dar formalidad al compromiso que asumen las partes para cumplir las obligaciones al realizar una operación.
  2. Contar con un medio de prueba en caso de cualquier conflicto entre las partes. Y así poder comprobar la relación contractual entre las personas que lo celebran.
  3. Tener la oportunidad de consultar en cualquier momento el documento donde se especifican los productos o servicios que se contrataron. La forma en que se venderían o entregarían los productos y cómo realizarían los servicios.
  4. Establecer métodos de solución de controversias, penalidades por incumplimientos o cualquier eventualidad.

ctan-convenio-terminacion-finiquito-legalario

El punto 2 anterior es uno de los más importantes. Es la mejor forma de comprobar ante un juez que existe una relación comercial entre dos o más personas. No subestimemos el viejo dicho de “papelito habla”.

Razones para hacer un contrato, y no dejarlo en solo palabras

En los actos que se pueden realizar de forma verbal, cae en nuestra responsabilidad y memoria que el mismo se ejecute correctamente y se cumplan las obligaciones pactadas.

Por otro lado, en los contratos de transmisión de propiedad de bienes inmuebles como compraventas o donaciones, es requisito indispensable contar con el acuerdo por escrito. En todos los casos, debes procurar firmar el contrato correcto que se adecue a la operación que vas a realizar.

Pensemos en una empresa que tiene cientos de ventas, compras y demás operaciones con clientes y proveedores. Con cada uno tiene acuerdos y arreglos especiales y distintos dependiendo de las políticas, antigüedad, confianza, relación comercial, etcétera. Resultaría ineficiente y hasta complicado saber los acuerdos adoptados en específico para cada contraparte. Esto no sucedería si se hubiera realizado los acuerdos por escrito.

Para terminar un contrato, también puedes celebrar otro; por ejemplo un convenio de terminación y finiquito. Así no habrá confusión sobre el momento en el que sigas obligado a realizar algo derivado del primer contrato.

La redacción de los contratos es importante pero más lo es que las partes si comprendan y se aseguren de cada disposición y cláusula. Así la ejecución del contrato se dará de forma pacífica y mantendrán una relación estable. No olvides estas razones para hacer un contrato y crea los tuyos cada que sea necesario.

ctan-convenio-terminacion-finiquito-legalario