Nueva política migratoria de Trump.

Desde el inicio de la campaña electoral de Donald Trump, se tuvo la presunción de que muchas cosas cambiarían. No sólo en Estados Unidos si no también en nuestro país. Entre los temas que han sido piedra angular de la estrategia política de Trump, se encuentra la institución de una nueva política migratoria.

El muro y la política migratoria

El 31 de agosto de 2016, Donald Trump, entonces candidato a la presidencia de Estados Unidos, dio a conocer 10 puntos sobre los que se trabajaría respecto a la nueva política migratoria.

En su discurso Trump dice: “El primer día, comenzaremos a construir un muro físico impenetrable en la frontera sur. Utilizaremos la mejor tecnología, incluyendo sensores de superficie y subterráneos, torres de vigilancia aérea, y personal para reforzar el muro, encontrar y destruir túneles, y mantener alejados a los carteles criminales, y México pagará ese muro…”.

ctan-contrato-individual-trabajo-laboral-legalario

No sólo es el muro…

La política migratoria que ha adoptado el presidente Donald Trump se centra en reforzar la seguridad en la frontera. Pero también se destacan:

  • El enfoque en la deportación de inmigrantes a sus países de origen
  • La reforma de la legislación americana para el otorgamiento de visas a extranjeros. Con especial atención a aquellas personas que buscan residir en Estados Unidos. Tomando en consideración la capacidad de esas personas para poder mantenerse y ser autosuficientes.
  • El oficio o trabajo que desea desempeñar la persona se debe haber ofrecido primero a un norteamericano.

Deportación de inmigrantes

El 24 de febrero de 2017, John Kelly, Secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos visitó nuestro país. Ese día anunció dos cosas en relación a la deportación de inmigrantes:

  1. No habrá deportaciones masivas de personas que se encuentran o residan de forma irregular en dicha nación.
  2. No se hará uso de la fuerza militar para operativos migratorios y, en todo momento se respetarán los derechos humanos.

Esperemos que en verdad se tomen en serio estos compromisos. Ya que la inobservancia de los derechos humanos por parte de Estados Unidos a migrantes no es una novedad. Desde hace varias décadas se conoce el abuso que cometen las autoridades norteamericanas sobre personas que día a día intentan cruzar la frontera.

Las notorias inconsistencias entre las declaraciones de Trump, secretarios y demás funcionarios de su gobierno han confundido a millones de extranjeros y mexicanos. Temen ser deportados, interrogados o inclusive ofendidos por la implementación de esta nueva política migratoria. Lo anterior, sin olvidar que el asunto sobre el pago del muro en la frontera con México tampoco parece haberse aclarado. Mientras Trump ha determinado que el gobierno mexicano asumirá el costo, en nuestro país aseguran lo contrario.

Los migrantes como un sector productivo que busca tener, sino una mejor calidad de vida, al menos una que tenga lo mínimo y necesario, es el respeto a su dignidad y derechos humanos en cualquier país en el que se encuentren.

ctan-contrato-individual-trabajo-laboral-legalario