¿Qué tan delicado es hacer un contrato?

Los contratos pueden ser verbales o escritos. Pero para mayor protección de las partes es recomendable contar con el documento por escrito. Pero ¿qué tan delicado es hacer un contrato?

Los contratos deben establecer con claridad cuáles son las obligaciones, derechos, plazos, términos y condiciones entre las partes. Por ello es necesario contar con el conocimiento y experiencia en el área del derecho de que se trate para poder hacer un contrato.

Hacer un contrato online

No es lo mismo hacer un contrato desde cero que descargar un contrato. El cual está previamente hecho por personas calificadas y que solo se adaptará a un asunto particular.

Las facilidades que nos ofrece la era virtual para crear y descargar documentos en línea, nos ayuda a personalizar los documentos legales que necesitamos. Esto sin que la información que ingresemos afecte el sentido o fondo de los documentos. En otras palabras, la información que los usuarios incluyan en sus documentos está controlada. Hacer un contrato no es como armar un rompecabezas. Cometer un simple error, podría involucrarte en graves problemas legales.

ctap-contrato-prestacion-servicios-legalario

La importancia del lenguaje en los contratos

En contratos complejos como el de prestación de servicios, por lo general se incluyen definiciones para facilitar su lectura. De manera que una palabra utilizada en mayúscula no significará lo mismo si se utiliza en minúscula. Y aquellos términos técnicos no se pueden utilizar en cualquier enunciado o de manera indistinta.

Al igual que cualquier texto, una coma puede cambiar totalmente el sentido de una oración o una idea. Y con base en lo que hemos comentado, si no cuentas con la preparación adecuada es mejor que no toques un contrato sin la ayuda de un experto que te pueda asesorar.

Uno de los conceptos que más importan a la redacción, son los intereses, pagos, formas y medios específicos para la entrega o prestación de un producto o servicio. En primer lugar, porque las cláusulas que tratan este tipo de disposiciones, pueden ser de lo más sencillas o tan complicadas que puedan interpretarse de distintas formas según le convenga a la parte interesada. En el peor de los casos, en un juicio, un mínimo error en una cláusula de intereses por ejemplo, puede resultar en la condena de una de las partes al pago de cantidades inmensas de dinero. Aunque en un principio esa no haya sido la intención de las partes.

Los términos que parecen complicados y rigurosos son lo que en ocasiones hacen la diferencia ante un juez que trata de resolver un conflicto. Ten en cuenta que no hay nada que no se pueda aterrizar o explicar en un lenguaje sencillo para tu contraparte.

No te agobies si no sabes qué contrato necesitas, cómo llenarlo o qué incluir en el mismo. Puedes apoyarte de un abogado certificado. 

 

ctap-contrato-prestacion-servicios-legalario