Separa tus finanzas personales de los negocios. ¿Por dónde comenzar?

Mantener una distancia entre tus finanzas personales y las de tu negocio, te permitirá evaluar y tomar decisiones oportunas sobre el estatus y el futuro de tus recursos en uno y otro ámbito. De lo contrario, ocupar dinero de un lugar para subsanar los problemas que se presenten en el otro, podría implicar una falta de planeación y prevención que perjudicaría tu salud económica y la de tu empresa.

Falta de recursos, principal motivo de cierre de negocios

De acuerdo con un reporte de The Failure Institute, el principal motivo para que los emprendimientos fracasen es no contar con ingresos suficientes para subsistir. Considera que, si no se mantiene una distinción entre los ingresos del negocio y los personales, o bien, se acumula todo en una misma cuenta, existirá poca claridad de hasta qué momento es rentable seguir operando. Del mismo modo, se corre el riesgo de  disponer de las ganancias del negocio con fines personales cuando era mejor invertirlo en la empresa.

Al analizar el resto de los motivos que completan el top 5, como son: falta de indicadores, falta de procesos de análisis, planeación deficiente y problemas en la ejecución, se construye un contexto en el que las malas decisiones en áreas clave como la administración de los recursos, perjudican el desarrollo de la empresa y enturbian un diagnóstico oportuno de la misma.

Afortunadamente, si estás comenzando tu proyecto o te encuentras en fase de crecimiento, estás a tiempo de corregir ciertos hábitos que podrían llevarte al cierre de tu negocio.

¿Cuáles son las ventajas de separar las finanzas personales de las empresariales?

Facilitas tu contabilidad.  En tu negocio siempre es mejor contar con los papeles y finanzas en orden, por ello te recomendamos llevar el control y archivo de los pagos que realices y recibas mediante la emisión de un recibo. Por lo que ocupar el dinero de tu empresa como una caja chica personal sólo haría más difícil la administración de esos recursos.

Proteges tus finanzas personales. Evita la pérdida total. Si en algún momento tu negocio se llega a quedar sin recursos, al menos tendrás dinero en tu cuenta personal para subsistir.

Planeas de forma eficiente. Será más sencillo tener un punto de referencia a partir del cual proyectar un crecimiento si el dinero que tienes en la cuenta pertenece únicamente a tu negocio.

Además para apoyarte en lograr una planeación exitosa, el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM)  a través de su portal en línea, pone a tu disposición una serie de guías y manuales, con los que estarás correctamente informado y así podrás cuidar correctamente las finanzas de tu empresa.

Profesionaliza tu empresa. Un compromiso con tu proyecto es darle la importancia que se merece, por eso, abrir una cuenta que sea exclusiva de tu empresa, es una manera de impulsar una imagen profesional.

Facilita la deducción de impuestos. Cuando los gastos son registrados y coinciden con el giro de la empresa o son justificables, se pueden deducir. Recuerda que siempre puedes optar por una herramienta digital que te ayude a poner orden tu contabilidad.

¿Por dónde comenzar?

Ahora que te queda claro por qué necesitas mantener tus finanzas separadas, seguramente deseas saber por dónde comenzar. Si tu proyecto está en su fase inicial, te resultará más sencillo implementar estas recomendaciones. En caso contrario, te sugiero hacerlo poco a poco para que su aplicación resulte más orgánica.

Establece sueldos. Procura que la remuneración sea razonable, constante y justa. Toma en cuenta que necesitas determinar un sueldo para ti, ya que un error muy común es creer que no se requiere un parámetro pues podrás tomar el dinero que necesites para reponerlo después. A la larga, esta descompensación en el flujo de efectivo dejará su huella en la salud de tu negocio.

Usa una tarjeta de crédito empresarial. ¿Vas a conseguir maquinaria o pagar algún servicio para tu empresa? Entonces deja a un lado tu plástico personal y ocupa el de tu negocio. Esto facilitará la contabilidad y, en caso de una auditoría, tus datos estarán más ordenados y claros.

No olvides la contabilidad. Si consideras que llevar el control de tus ingresos y gastos es una tarea complicada, entonces busca el servicio de un contador o una plataforma contable en línea. De esta manera tendrás el apoyo que necesitas para registrar el patrimonio de la empresa y recabar los datos que necesitas para tomar mejores decisiones.

¿Deudas por cierre de negocio?

De acuerdo con información de Resuelve tu Deuda, el cierre de un negocio no sólo se ubica entre los primeros 10 motivos de endeudamiento en México, también es el que genera una deuda mayor. Es decir, en promedio, cerrar una empresa es más costoso para una persona que caer en impago por la mala administración del crédito, la pérdida de empleo o el pago de alguna eventualidad médica.

Evita que tu vida financiera o tu emprendimiento fracasen. Aunque existen muchas variables que podrían afectar el desarrollo de tu proyecto, comienza adoptando las mejores prácticas para prevenir algún escenario adverso. Toma la decisión y en poco tiempo verás los resultados tanto en tu cartera como en los números de tu negocio.

Por Equipo Editorial Resuelve tu Deuda