¿Cómo funciona?

  • 1. Elige
    El documento que necesitas.

  • 2. Contesta
    Las preguntas del cuestionario.

  • 3. Descarga
    El documento desde tu correo electrónico.

  • 4. Edítalo
    Durante 7 días.

Contrato de Empleada Doméstica

¿Qué es el contrato de empleada doméstica? 

El contrato de empleada doméstica es el documento en el que se hace constar el acuerdo de voluntades de dos personas por medio de un contrato. En él se establecen los derechos y obligaciones de ambas partes, en el que una persona llamada empleada presta los servicios de aseo, asistencia y demás propios o inherentes al hogar de una persona que se llama patrón o empleadora.  

Este contrato se encuentra regulado de manera particular en la Ley Federal del Trabajo, ya que se trata de un trabajador o empleada doméstica, por lo que es un contrato laboral que queda fuera de un contrato de prestación de servicios que regula el Código Civil.  

¿Para qué sirve?  

El contrato de empleada doméstica sirve para hacer constar la relación de subordinación que va implícita siempre en el servicio que prestan las personas que realizan un servicio de aseo, asistencia y otros que son propios al hogar de una persona o familia.  

Se busca proteger a las empleadas domésticas a través de este contrato. Y que también el patrón o empleado quede protegido, pudiendo hacer constar la fecha desde que empezó a trabajar con él la empleada doméstica. 

¿Qué derechos ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tienen las empleadas domésticas? 

Actualmente, gracias a una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de carácter obligatorio para las autoridades y de los patrones, es una obligación de los patrones el dar de alta a sus empleadas domésticas ante el Instituto Mexicano del Seguro Social y que puedan recibir el beneficio de los cuatro seguros que la Ley del Seguro Social establece. Los cuales son: 

  • Riesgos de trabajo 

  • Enfermedades y maternidad 

  • Invalidez y vida 

  • Retiro, cesantía en edad avanzada y vejez 

  • Guardería y prestaciones sociales 

Esto es demasiado importante, ya que antes las empleadas domésticas no pertenecían a lo que la Ley del Seguro Social llama régimen obligatorio sino únicamente al régimen voluntario. Es decir, antes las empleadas domésticas no tenían derecho al seguro social, sino que únicamente podían acceder a él si el patrón quería darlas de alta en el IMSS. Actualmente, no es opcional para el patrón, sino que es una obligación el dar de alta a sus empleadas domésticas en el IMSS y pagar la contribución que corresponde. La llamada cuota obrero patronal.  

¿Quiénes intervienen? 

Empleador o Patrón. Es la persona que recibe los servicios de aseo, asistencia y demás propios al hogar en su casa y quien le paga un salario a otra persona para realizar dichas actividades. 

Trabajador o empleado.  Es la persona que realiza los servicios de aseo, asistencia y demás propios al hogar en una casa ajena. Recibe instrucciones de otra persona y es por la que recibe una remuneración llamada salario. 

¿Qué empleados no se consideran empleados domésticos y no están sujetos a este tipo de contrato? 

La propia Ley Federal del Trabajo establece quiénes no son trabajadores o empleados domésticos y, por lo tanto, no están sujetos a las disposiciones que la ley establece para este tipo de empleados. Sino que estarán sujetos a las disposiciones generales de la mencionada ley. Estas personas son: 

  • Las personas que presten servicios de aseo, asistencia, atención de clientes y otros parecidos, en hoteles, casas de asistencia, restaurantes, fondas, bares, hospitales, sanatorios, colegios, internados y otros establecimientos parecidos. 

  • Los porteros y veladores de los establecimientos que mencionamos en el párrafo anterior, así como los de edificios de departamentos y oficinas.  

Este tipo de empleados no se consideran empleados domésticos, y la regulación o el contrato necesario es el Contrato Individual de Trabajo. 

¿Qué pasa si la empleada doméstica vive en la misma casa en donde realiza los servicios? 

En caso de que la empleada doméstica habite en el hogar en donde preste los servicios de aseo, asistencia y demás, deberá disfrutar de un descanso mínimo diario cada noche de nueve horas seguidas, sin interrupción por parte del empleador o patrón. Además, deberá disfrutar de un descanso mínimo diario de tres horas entre las actividades que realiza por la mañana y por la tarde. 

Por lo tanto, descansará por la noche 9 horas seguidas y en el transcurso del día deberá descansar 3 horas seguidas o pausadas. 

Es importante que sepas, que además de estos horarios de descanso, los trabajadores o empleadas domésticas tienen derecho a un descanso de un día y medio seguido por cada semana de trabajo, de preferencia los días sábado y domingo.  

Sin embargo, las partes pueden acordar que el medio día se le acumule en periodos de dos semanas, para poder disfrutar del día completo. Es decir, disfrutar de un día una semana y de dos días cada dos semanas.  

¿Cómo se integra el salario que debe entregarse a la empleada doméstica? 

Las partes pueden establecer qué beneficios o derechos integrarán el salario. Sin embargo, esta retribución que recibirá la empleada doméstica deberá comprender, por lo menos, además del pago en efectivo, los alimentos y la habitación en donde dormirá la empleada.  

Estos alimentos y la habitación se deberán calcular en un porcentaje equivalente al 50% del salario que se pague en efectivo, no menos.  

Requisitos del contrato de empleada doméstica: 

  • Objeto. La prestación de servicios por parte del trabajador en favor del empleador deberá realizarse en el domicilio que el empleador o patrón señale, el cual debe ser en donde vive. Ya sea que trabaje de planta o por día. Deberá definirse la o las actividades por el que se contrata al trabajador, que deberá relacionarse con el aseo, asistencia o actividades propias de una persona en una casa habitación. 

  • Deberá determinarse una jornada laboral que no deberá exceder de 8 horas diarias las cuales deben incluir una hora para que el trabajador pueda tomar sus alimentos. En caso de que se laboren más horas se deberá respetar lo que mencionamos en la pregunta que dice “¿qué pasa si la empleada doméstica vive en la misma casa en donde realiza los servicios?”. 

  • Se deberá establecer el salario que el trabajador recibirá, y si se paga por día, por semana, por quincena o por mes. Además de otros beneficios, que si es el caso, el patrón le otorgue. 

  • El trabajador tendrá derecho a vacaciones anuales, prima vacacional, aguinaldo, y a los días de descanso obligatorio de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo vigente. 

  • El empleador está obligado a garantizar un ambiente laboral libre de violencia, además de garantizar la salud y seguridad en el trabajo. 

  • Si el trabajador es de planta, el empleador deberá proporcionar una habitación con los servicios necesarios para su estadía. 

  • El empleador se obliga a proporcionar al trabajador alimentos de buena calidad. 

  • El empleador se obliga a dar aviso al trabajador con 15 días de anticipación cuando decida terminar la relación laboral. Además, debe pagar la indemnización correspondiente establecida en la Ley Federal del Trabajo vigente. De igual forma si el trabajador es quien decide renunciar, deberá avisar al empleador con 15 días de anticipación, teniendo derecho a recibir su finiquito. 

  • El empleador deberá facilitar al trabajador los materiales necesarios para el desarrollo de sus actividades. 

  • El trabajador se obliga a desempeñar su trabajo con responsabilidad, honestidad y seriedad. 

  • Todo lo que no esté previsto en el contrato, estará regulado por la Ley Federal del Trabajo vigente sometiéndose las partes a la jurisdicción de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje correspondiente. 

Dudas frecuentes: 

¿El empleador debe afiliar a su trabajador al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)? 

Sí, de acuerdo con la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al resolver el amparo directo 9/2018, estableció que es inconstitucional excluir a las empleadas domésticas del régimen obligatorio del seguro social y ordenó al IMSS a que propusiera al Congreso de la Unión reformar la Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social y establecer un trámite administrativo para dar de alta a las empleadas domésticas dentro de un plazo no mayor a 6 meses. Es decir, a partir del mes de junio de 2018.  

Es por eso, que el empleador o patrón tiene la obligación actualmente de afiliar o inscribir a su trabajador en el IMSS. Esto con la finalidad de que pueda recibir todos los beneficios que recibe cualquier empleado sujeto a la ley laboral. Como lo es, la atención médica gratuita en casos de que sufra algún riesgo durante su trabajo o en el transcurso del camino al mismo, atención durante el embarazo, cuando se enferme, derecho a guardería para sus hijos, entre otros beneficios más, como es el acceso al Afore y crédito Infonavit. 

¿Con qué documento lo puedo confundir? 

Es posible que el contrato de empleada doméstica lo confundan con un contrato individual de trabajo que va dirigido a cualquier tipo de empleado. En cambio, el de empleada doméstica como lo indica su nombre únicamente va dirigido a la empleada doméstica. 

Fundamento legal:  

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos Artículos 5 y 123.

Ley Federal de Trabajo (Títulos Primero, Segundo y Sexto Capítulo XIII).

Documentos relacionados:


Personaliza tu contrato, descárgalo y compártelo.

Edítalo durante los próximos 7 días.



Valoración:

4.8 - 16 votos